"Small Beer", fue solo el comienzo...

Publicado por Miguel Lopez en

Es innegable que la cultura cervecera es apasionante y prueba de ello es el incremento, en los últimos años, de miles seguidores alrededor del todo el mundo. Este gusto por la cerveza y todo lo que se relaciona a ella también ha sido significativa en la vida de importantes figuras públicas, uno de los ejemplos más recientes sería Barak Obama.  Y si bien, él ha sido reconocido como el primero en tener su propia cervecería dentro de la Casa Blanca, lo cierto es que varios de sus antecesores eran aficionados a esta bebida e incluso algunos de ellos, también la preparaban.

 

Esta relación entre la Casa Blanca y la cultura cervecera, comenzó con el mismísimo George Washington quien disfrutaba tanto de esta bebida, que incluso preparaba sus propias recetas. La más conocida, resguardada hoy en día en la Biblioteca Pública de Nueva York, es para preparar lo que él llamaba “Small Beer”, que se trataba de una cerveza sencilla y ligera con un nivel muy bajo de alcohol que consumían adultos y niños por igual.

 

Como era de esperarse, una receta así no podía quedarse solo en papel, así que actualmente se puede degustar este estilo en Long Island, ya que los cerveceros locales la utilizaron para recrear lo más fielmente posible esta cerveza que lleva por nombre Colonial Ale.   

 

Siguiendo con la historia, el tercer presidente Thomas Jefferson también era un gran aficionado de la cerveza, tanto que una vez que dejó el cargo público, se enfocó en aprender su preparación. La primera instrucción en este arte, provino de su esposa Martha quien estuvo a cargo de esta actividad durante su mandato; posteriormente perfeccionó su técnica estudiando el escrito de Michael Combrune, “La teoría y práctica de la preparación de la cerveza” escrito en 1804. Finalmente, Jefferson embotelló su primer lote en 1812, cuando ya era dueño de su propia cervecería.

 

En cuanto a su sucesor, James Madison, tan pronto llegó al cargo intentó crear una cervecería nacional para impulsar esta industria y cultura en su país. A pesar de sus esfuerzos, pronto desistió de la idea pues se topó con varias dificultades, además de que, en ese tiempo, había un arraigado gusto por bebidas como el whiskey y lograr un cambio en los hábitos de consumo de las masas parecía imposible. 

 

Pero como en toda relación, no siempre todo fue bueno. Cuando el movimiento de la Templanza comenzó a tomar fuerza, los siguientes presidentes trataron de frenar aún mas su consumo en la población, aunque, dicho sea de paso, ellos continuaran bebiéndola. Tal es el caso del Rutherford B. Hayes, presidente de los primeros años de la Prohibición del consumo de tabaco y alcohol, quien dos noches a la semana realizaba reuniones semi-secretas en la Casa Blanca donde se jugaba póker y se consumían bebidas alcohólicas.

 

Finalmente, esta mala racha para la cerveza terminó con Franklin Roosevelt quien, a unos meses de asumir el cargo, firmó una Ley de Ingresos de Cerveza y Vino para ir reactivando poco a poco la producción y consumo de estas bebidas, para más tarde impulsar la 21ª Enmienda que legalizó el consumo de alcohol nuevamente.

 

 

En lo que respecta a estos últimos años, Los presidentes amantes de la cerveza tuvieron un resurgimiento significativo. Por ejemplo, Jimmy Carter, quien legalizó la elaboración de la cerveza casera en 1979. Seguido por Ronald Reagan, que amaba tanto un pub irlandés que la Biblioteca Presidencial Ronald Reagan construyó una réplica de este lugar dentro de sus instalaciones.

 

Y finalmente regresamos a Obama, de quien hicimos referencia al principio de este artículo. La creación de su cerveza comenzó en 2011 cuando adquirió un kit de elaboración casera junto con un chef de la Casa Blanca. Hasta ahora han preparado tres estilos Honey Ale: White House Honey Blonde Ale, White House Honey Porter y White House Honey Brown.  Un dato curioso sobre Obama y sus cervezas es que en el 2012 llegaron al menos dos peticiones al sitio web “We the People”, donde se solicitaba que se publicara la receta de la Honey Blonde Ale, razón por la cual fue publicada ese mismo año, en el blog de la Casa Blanca.  

 

 

      

 En lo que respecta a la administración actual, esta apasionante relación de la Casa Blanca con la cerveza, estará congelada por un tiempo, pues el actual mandatario es abstemio. Pero confiamos en que pronto se continúen escribiendo nuevos capítulos en esta historia, que ahora sabemos, comenzó en 1789.

 

 

Cheers!

 

 

Fuentes y créditos

 

https://vinepair.com/articles/president-beer-tradition/

https://www.intellectualtakeout.org/blog/14-facts-beer-and-us-presidents

https://draftmag.com/a-12-pack-of-beer-friendly-presidents/

http://www.politico.com/news/stories/0312/74496.html

Imagen receta:

https://www.nypl.org/

Imagen Obama:

https://www.miaminewtimes.com/restaurants/obama-beer-the-presidents-white-house-honey-ale-6597799